¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

 Los usuarios aceptan y reconocen que la publicidad brindada por los anunciantes de www.palomanavarreteoficial.com puede conllevar la utilización de Cookies y Web Beacons para obtener información, tanto en el sitio www.palomanavarreteoficial.com,como en los sitios de los respectivos anunciantes.

 COOKIES, WEB BEACONS COOKIE DART Y OTRAS TECNOLOGÍAS:

Como es práctica habitual en muchos sitios web, www.palomanavarreteoficial.com utiliza ''cookies'' y otras tecnologías para ayudar a comprender qué partes de nuestros sitios web tienen más aceptación, dónde van nuestros visitantes y cuánto tiempo pasan allí.

También utilizamos cookies y otras tecnologías para asegurarnos que la publicidad de nuestros anunciantes en Internet, hace llegar productos y servicios cumpliendo lo exigido por Google en sus Políticas del Programa Adsense. Empleamos cookies y otras tecnologías para estudiar pautas de tráfico en nuestro sitio web, de forma que sus visitas sean aún más gratificantes.

www.palomanavarreteoficial.com también puede utilizar cookies para registrar sus visitas a nuestro sitio Web. Podemos recopilar información, incluida la dirección IP, como identificación personal. Sin embargo, esta información sólo se utilizará para fines analíticos y se restringirá al mínimo necesario para llevar a cabo el análisis.

Si no desea que www.palomanavarreteoficial.com despliegue cookies en su navegador, puede configurarlo para que rechace las cookies o para que le informe cuándo un sitio Web intenta colocar una cookie en el software del navegador.

La mayoría de los navegadores permiten configurar el manejo de cookies de las siguientes 3 formas:

* Rechazar todas las cookies.
* Aceptar todas las cookies.
* Optar por aceptar o rechazar determinadas cookies.

El navegador también puede permitir especificar mejor qué cookies tienen que ser aceptadas y cuáles no. En concreto, el usuario puede normalmente aceptar alguna de las siguientes opciones: rechazar las cookies de determinados dominios; rechazar las cookies de terceros; aceptar cookies como no persistentes (se eliminan cuando el navegador se cierra); permitir al servidor crear cookies para un dominio diferente. Además, los navegadores pueden también permitir a los usuarios ver y borrar cookies individualmente.

 www.palomanavarreteoficial.com también puede utilizar pequeñas imágenes de un pixel por un pixel o Web Beacons (visibles o invisibles) que nos informan sobre qué partes del sitio web se visitan más a menudo y miden la eficacia de las búsquedas efectuadas por el cliente en nuestro sitio. Los Web beacons sirven y se utilizan de una forma similar a las cookies.
www.palomanavarreteoficial.com.es utiliza los siguientes servicios y/o recursos que pueden utilizar cookies o Web Beacons para analizar lo que sucede en nuestras páginas:

* Google Analytics - http://www.google.com/intl/es_ALL/privacypolicy.html
* StatCounter - http://www.statcounter.com/privacy.html
* HiStats - http://www.histats.com/es/

2.4. Cookie DART:

- Google, como proveedor asociado, utiliza cookies para publicar anuncios en www.palomanavarreteoficial.com
- Usted puede inhabilitar el uso de la cookie DART del sistema de anuncios de Google accediendo al centro de privacidad de Google.

  • 03
  • 04
  • 02
  • 01

Viaje al interior del Colgado

 

El colgado. Tarot de Grimaud

 

Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. A eso debe su fuerza. Va de la vida a la muerte (…) Basta con cerrar los ojos.

Céline (en Viaje al fin de la noche)

 

La cosa empezó así. A finales de septiembre, mi vida cambió tanto, que, de la noche a la mañana, todo lo que hasta entonces era sólido, de súbito perdió su grave condición.

 

 

 

Mis días de octubre avanzaron en una deriva sin gobierno; qué irónico fue comprobar cómo toda esa gravedad que creía me anclaba a la Tierra, que sustentaba mi mundo material y espiritual, y que me aseguraba la tranquilidad de mis días, no había sido sino una leve percepción.

 

No sé qué llegó antes, si la incomprensión o el desconcierto. Me sentí a merced de todos los vientos y todas las lunas. Y porque me tengo mucho respeto, no llegué a hablar de mí en tercera persona, pero poco me faltó de tanto quejarme. Hoy, meses después, compruebo con hilaridad que ese momento de nadería duró lo justo para darme cuenta de que, de seguir así, me hubiera embarcado en un raro viaje hacia el fin de una larga noche.

 

Desesperacion

Otra perspectiva

 

 

Para mi fortuna, pronto inicié el tiempo de silencio y recogimiento. Empecé a mirar el mundo desde otra perspectiva, la que me mostraba mi nueva realidad. En apenas semanas, mis ideas afloraron con gran confianza, incluso mayor de la que a priori me otorgaba a mí misma. Séneca me recordó que no hay viento favorable para aquel que no sabe adónde va. Estaba colgada, así me vi, pero mi nueva postura, a ratos bastante incómoda —he de aclarar—, me ayudó a madurar al sol. Estaba colgada de un pie entre dos árboles, contemplando ese mundo mío que, sin previo aviso —me decía, tontamente¬—, se había dado la vuelta, y sin embargo ahora intuía al derecho y con un destino.

 

 

 

 

 

BaileEn los parques del sitio donde vivo, los niños juegan a la peonza, que gira sobre la tierra, en sus manos, en el aire, en cualquier sitio, como si bailara el tango Yira Yira de Discépolo (a mí me gusta mucho la versión de Gardel). El truco para que la peonza obedezca, está en conseguir ese equilibrio mágico donde se cumplen todos los mandamientos de la Física. El centro. Y eso es lo que le ocurre al Colgado. La mejor postura cuando la vida te descoloca y te saca de tu cómodo centro, es que te cuelguen como un péndulo, o que te aten de un pie como una peonza, porque una tarde, en un parque al sol, de súbito algún inocente, tirará de la cuerda que te ata, y tú volverás a bailar libre. Esta vez al derecho, y con menos miedos. Es la danza del mundo. Has aprendido bien los pasos, ya los ensayabas, aunque al revés, cuando estabas colgado. Y si la reflexión, y el ensayo han sido fructíferos, te sentirás tan leve, que la próxima vez que tu estrella no brille, el rayo hiera tu torre o la vida te cuelgue en ese abismo que llamamos fatalidad (que ocurrirá), sabrás que había que caer allí porque ésa es la única manera de superarlo.

Todo el mundo conoce la famosa cita de Ortega: «Yo soy yo y mi circunstancia»; a mí me gusta más la segunda parte: «Y si no la salvo a ella, no me salvo yo». El Colgado es esa estación de paso en nuestro presente, ese parón de la vida en la danza de la realidad, donde aseguramos nuestra circunstancia, donde salvamos nuestro destino.

 

 

Feliz día a los que creen en todo lo visible y lo invisible.

 

Firma

Comentarios anteriores

Viaje al interior del Colgado



Redes Sociales

Contacto

Consulta presencial Paloma Navarrete

Zona Parque de las Avenidas (Madrid)

Teléfono: 91 355 97 00

L-V: 16:30-20:30h

Política de Privacidad

Política de Privacidad